¿Cómo elegir un juego de mesa?

Ante todo preguntate: ¿qué tipo de experiencia quiero?

Hay juegos de mesa para todos los gustos, y esta enorme variedad puede ser confusa. Entonces para responder a esta pregunta tenemos que tener en cuenta:  cuánto tiempo queremos pasar jugando, qué tanto queremos esforzarnos en planear una estrategia o si solo queremos pasar un momento con buenos amigos tomando algo. 

Pensemos en varios ejemplos de experiencias para entender esto de una manera más clara:

* DANY nos brinda un buen momento con amigos. De tres a ocho jugadores,  las partidas no se extienden más allá de los veinte minutos, reglas breves y sin complejidad, cartas atractivas.

* AZUL nos puede dar una experiencia parecida a la anterior, pero aquí el nivel de planeamiento aumenta un poco más ya que las reglas mismas (a pesar de no aumentar en complejidad) aumentan en número. Igualmente las partidas siguen siendo cortas y dinámicas, sin texto.

* CATAN, el clásico de todos los tiempos, desafía un poco más nuestras capacidades de administración, y aún sin texto complejo, el juego nos invita a planificar nuestros recursos de una manera un poco más eficiente. Quizá en este nivel de complicación puede decirse que este tipo de juegos ya no son quizá para un entorno festivo (más a lo party game) puesto que se requiere de diálogo constante entre las y los jugadores y pensar estrategias

* MANSIONS OF MADNESS como juego cooperativo, es perfecto para adentrarse en complejidades de reglas superiores. Hay que trazar una línea entre este nivel y el anterior: las reglas y los textos se disparan desproporcionadamente, para crear una atmósfera (en este caso de delirio y desesperación) y simular una experiencia a partir de estas variables. Como dijimos es clave entrar en este tipo de complejidades con juegos cooperativos, ya que las dudas pueden resolverse más rápido, en beneficio del dinamismo del juego. Una partida puede extenderse hasta tres horas.

* THROUGH THE AGES es una experiencia que no todos están dispuestos a probar, como ocurre con muchos juegos de este tipo. A pesar de no tener reglas espesas y en cantidad, esta hermosa simulación histórica nos obliga a mantenernos concentrados turno a turno en pos de la administración de nuestros recursos (y los de nuestros contrincantes). Una partida de cuatro jugadores, puede extenderse más allá de las seis horas. No es una experiencia para cualquiera, y menos para debutantes de los juegos de mesa. Pero si buscamos ese atisbo de estrategia perfecta, y nos gustan las reuniones largas con buen@s amig@s, este tipo de juegos son para nosotros!

 

Podríamos continuar indefinidamente puesto que no son las únicas experiencias existentes. Pero los cinco casos presentados, muestran un amplio espectro de lo que podemos esperar al encontrarnos con determinado juego de mesa.